Pincha aquí y te llamamos

Select Page
Home » Consejos para tu empresa » Plantillas y bases de documentos más usados por Pymes y autónomos » Guía para facilitar la entrada de un nuevo empleado

Guía para facilitar la entrada de un nuevo empleado

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (3 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando...
Fecha:13/11/2017
Guía para facilitar la entrada de un nuevo empleado

Todos y todas hemos conocido esa sensación única alguna vez de comenzar por primer día en un trabajo nuevo. ¿Quién podría olvidar toda esa ilusión y nerviosismo por causar buena impresión y conseguir incorporar todos los conocimientos posibles?

Sin embargo, además de una buena predisposición, es muy posible que el/la trabajador/a sienta una gran presión e incertidumbre relacionadas con el desconocimiento exacto de las funciones a realizar, el ambiente laboral o del tipo de relación que se establezca con la dirección o sus superiores directos. 

El primer día de trabajo es clave tanto para la integración como para la adaptación; supone un indicador fiable de cómo es la cultura de empresa y la calidad de las relaciones humanas y laborales. Por ello, la realización de un plan de acogida personal o un manual de procedimientos de nuevas incorporaciones ayudará a que puedan controlarse todos los puntos que puedan interesar a la empresa y cerciorarse de que se cumplan. 


5 consejos para recibir a un nuevo empleado 


1.Preparar la llegada. Si se trata de un trabajo de oficina, el nuevo empleado al llegar deberá ver su puesto despejado, con material para poder anotar como cuaderno y bolígrafo y un equipo informático a punto. 

Por ejemplo, si ese nuevo trabajador viene a cubrir un puesto de otro empleado anterior, es aconsejable haber eliminado su información personal  y haber creado un usuario único y exclusivo. Es importante que la nueva incorporación no se sienta un reemplazo, sino alguien con capacidad de aportar habilidades únicas y aires renovados a la empresa.

          Además, su contrato debe estar debidamente impreso y revisado, de tal manera que antes de firmar se le           pueda ir explicando punto por punto cómo será retribuido en función de sus aportaciones y qué           particularidades tiene el convenio colectivo dependiendo del sector. 

 2. Dar una cálida bienvenida. Dependiendo del tamaño de la empresa, lo ideal es presentarle tanto al            responsable del departamento como a los compañeros y colaboradores. Además, se le deberá hacer un             pequeño recorrido por las intalaciones y su ubicación, como su propio puesto de trabajo, el comedor, la      máquina de café, etc. 

 3. Presentar el material y maquinaria necesarios. Una vez haya realizado el recorrido pertinente por las       instalaciones, es hora de conocer de qué materiales y utensilios se servirá para realziar sus funciones. Esto       puede ser desde el previamente citado equipo informático y sus determinadas herramientas, hasta           maquinaria o uniforme de trabajo si lo requiriese, dependiendo siempre del sector y las funciones. 

          Esta tarea puede ser realizada tanto por su superior inmediato, un miembro del departamento de Recursos           Humanos o un tutor, si la situación lo requiriese, como en el caso de prácticas.

4. Intercambio de información. Es necesario que un responsable le indique al nuevo trabajador cuál es el     objetivo de su contratación, qué funciones debe cumplir exactamente y de qué medios, facilitados por la     empresa, dispone para llevarlas a cabo. 

Por otro lado, la empresa debe comprometerse a ahondar brevemente en la vida personal del empleado, con el objetivo de conocer qué facilidades se podrían implementar para conciliar vida personal y laboral  Por ejemplo, si por determinadas circunstancias especiales necesitase de una jornada reducida para un día determinado a compensar en otro, conceder un día de trabajo desde casa, etc. 

Por supuesto, este tipo de actuaciones deben ser equitativas para con el resto de los empleados y facilitarles a los mismos información sobre la nueva incorporación de cara a una posible reestructuración de trabajo.  

5. Formación. Normalmente el trabajador precisará de un periodo de adaptación variable. Es competencia de la empresa facilitarle los medios necesarios para su formación si precisase de herramientas determinadas y comprender el plazo de habituación a ellas. 

6. Evaluación. Es importante acoger este punto dentro del pertinente plan de acogida, ya que ayudará a identificar si el nuevo trabajador está experimentando algún problema con alguna tarea específica y tratar de resolver el problema en consecuencia. Normalmente, estas evaluaciones tienen lugar cada 15 días y en los siguientes meses (si es que se ha establecido así) del periodo que se haya establecido como de prueba. 



¡Suscríbete y recibe
todas las novedades!

Date de alta y recibe nuestro newsletter en tu dirección de e-mail.


Autorizo a contactarme comercialmente por email o teléfono sobre los servicios y productos relativos al marketing digital y directorios, así como elaborar perfiles del negocio y recabar información a través de tecnologías de seguimiento.
Ver información sobre protección de datos

MÁS ARTÍCULOS