Home » Impulsa tu negocio » Noticias y Artículos de Marketing » Diferencias entre marketing relacional y tradicional

Diferencias entre marketing relacional y tradicional

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (No hay votaciones)
Cargando...
Fecha de publicación: 04/04/2017 | Fecha de revisión: 17/06/2021
Diferencias entre marketing relacional y tradicional
Existen varias diferencias entre marketing relacional y tradicional que vamos a contarte a continuación. El marketing tradicional casi siempre se entiende como el conjunto de acciones planificadas para ofrecer al público objetivo productos y servicios que satisfagan sus necesidades. Existen diversos tipos de marketing específico pensados para captar clientes y mejorar las ventas aplicando distintos métodos dentro del concepto tradicional. Sin embargo, esto es completamente diferente de lo que se entiende por marketing relacional.

El marketing relacional no es un concepto específico del marketing tradicional. Esta fórmula nació con la intención de darle la vuelta a todo el proceso de demanda y oferta de productos y servicios. De hecho, se considera que el marketing relacional es la suma de todos estos factores:

Diferencias entre marketing relacional y marketing tradicional

Las diferencias entre marketing relacional y tradicional son básicamente estas que te resumimos aquí:
  • Atraer al cliente vs. Fidelizarlo.En el marketing tradicional se buscaba solo la compra y en el relacional interesa que el cliente vuelva una y otra vez.
  • Persuadir al cliente vs. Darle información.En el marketing relacional lo que se busca es informar al usuario para que él mismo tome la decisión de compra.
  • Homogeneización vs. Diferenciación de tus productos.Para el marketing relacional es fundamental diferenciarse de la competencia ofreciendo un valor añadido.
  • Producto puro y duro vs. Experiencia.Antes solo se buscaba la adquisición del producto. Con el marketing relacional se busca que el usuario viva una experiencia con el producto.
  • Corto plazo vs. A plazo largo.El marketing relacional busca experiencias a largo plazo y una relación mayor con el cliente.
  • Cifras vs. Conócenos.En el marketing relacional no se trata de saber dónde está la empresa o su número de empleados sino conocer sus valores e intereses en la sociedad.
 

La base del marketing relacional

El marketing relacional cambia la orientación estratégica del marketing. Se pasa de captar clientes para ofrecerles los servicios o productos que demandan o desean a prestar atención a las relaciones que se crean con dicho cliente y que se extienden desde la captación hasta más allá del proceso de compra. El objetivo final es establecer relaciones duraderas con las personas. Esto permite fidelizarlos y que mantengan una buena imagen de la compañía. 

Algunas claves para entender el marketing relacional en la empresa

  • El marketing relacional no puede considerarse una estrategia más dentro de la organización, sino que es parte de la propia filosofía de la empresa y debe implicar un esfuerzo por parte de esta para aplicarlo en el tiempo.
  • El marketing relacional pretende la creación de relaciones a largo plazo que sean beneficiosas para ambas partes. La empresa mejorará sus beneficios, pero el cliente también obtendrá mejoras respecto a la comunicación, al trato y a los productos que demanda frente a la competencia.
  • Apostar por el marketing relacional no implica que las relaciones deban mantenerse forzosamente. Estas también pueden finalizar, aunque se ha de estudiar cada caso particular para analizar si conviene o no darla por terminada.
  • La fidelización de clientes es un objetivo del marketing relacional, pero la empresa debe continuar lanzando planes estratégicos para captar a clientes nuevos.
 

Fases para llevar a cabo una estrategia de marketing relacional

Para poder crear una filosofía de empresa basada en el marketing relacional es necesario seguir una serie de pasos que te permitirán construir esas relaciones beneficiosas para ambas partes y lograr que se mantengan en el tiempo:
  • Identificación del cliente: Se pueden utilizar diferentes técnicas para poder identificar a cada cliente y luego clasificarlos en segmentos con características en común que faciliten la comunicación con ellos. Sin embargo, por el hecho de que las relaciones serán siempre personalizadas y a largo plazo, hay que fomentar todos los aspectos que tengan que ver con el conocimiento individual.
  • Diferenciación del cliente: Hay que establecer qué tipos de clientes tienes según varios criterios que identifican la rentabilidad para la empresa y su receptividad para la compra. Algunos de los más importantes son: frecuencia de la compra, total del gasto realizado o fecha de la última adquisición.
  • Interacción con el cliente: Una vez que el cliente está correctamente identificado y segmentado, se debe iniciar el proceso de interacción con él, ofreciéndole diferentes canales, pero también tomando la iniciativa con el uso, por ejemplo, del marketing de contenidos o de estrategias de mailing.
 Apostar por el marketing relacional implicar darle la vuelta por completo al concepto del marketing tradicional. A veces, resulta difícil cambiar algo que lleva impuesto durante mucho tiempo en el mundo empresarial.

Sin embargo, los beneficios que se obtienen con la fidelización de clientes en cuanto a ingresos y mejora de la percepción de la marca son muchos y conviene tenerlos en cuenta. ¿Has pensado alguna vez en las diferencias entre marketing relacional y tradicional?

¡Suscríbete y recibe
todas las novedades!

Date de alta y recibe nuestro newsletter en tu dirección de e-mail.

    Autorizo a contactarme comercialmente por email, teléfono y/o vía Whatsapp sobre los servicios y productos relativos al marketing digital y directorios, así como elaborar perfiles del negocio y recabar información a través de tecnologías de seguimiento.

    Ver información sobre protección de datos


    MÁS ARTÍCULOS