Pincha aquí y te llamamos

Select Page
Home » Consejos para tu empresa » Contratación Laboral » Estrés en el trabajo: cómo prevenir riesgos laborales psicosociales

Estrés en el trabajo: cómo prevenir riesgos laborales psicosociales

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (151 votos, promedio: 0,04 de 5)
Cargando...
Fecha:19/09/2016
Estrés en el trabajo: cómo prevenir riesgos laborales psicosociales

Los riesgos psicosociales son las consecuencias físicas, psicológicas y físicas de carácter negativo que se derivan de una mala estructuración del diseño, la organización y la gestión del trabajo en un entorno laboral. Perjudican directamente a la salud de los trabajadores causando estrés y otras enfermedades derivadas a largo plazo: cardiovasculares, respiratorias, inmunitarias, mentales o dermatológicas, entre otras.


Este malestar profesional es el resultado de una mala organización del trabajo, y nunca un problema individual del propio trabajador, que haya sido provocado por sus propias circunstancias personales, familiares o de personalidad.


Los trabajadores experimentan estrés cuando en el desempeño de sus tareas profesionales se ven sobrepasados y con falta de capacidad para hacer frente a todos los encargos que se les encomiendan desde puestos superiores de mando. El estrés es una de las consecuencias más importantes de un trabajo en el que existe un ambiente psicosocial deficiente.


¿Cuáles son los riesgos psicosociales?


En primer lugar, hay que tener en cuenta que unas condiciones laborales como las que se presentan a continuación son las principales causantes de los llamados riesgos psicosociales, una situación muy delicada para los trabajadores, que condiciona el óptimo desempeño de sus tareas e impide la consecución de un rendimiento adecuado. Los más destacados son los siguientes:


  • Aumento y exceso  de exigencias psicológicas. Se producen cuando el trabajador está obligado a tomar decisiones  difíciles, fuera de sus competencias y responsabilidades, con una carga de  trabajo exagerada, cuando se ve obligado a trabajar de forma rápida e irregular  o cuando no está autorizado a mostrar su opinión sobre las decisiones que se  están llevando a cabo en la empresa.


  • Irregularidades en  las compensaciones. Sobre todo, cuando el trabajador es cambiado de rango profesional sin  justificación, cuando el salario es demasiado bajo en relación con las tareas  desempeñadas, cuando aparece la inseguridad contractual y las condiciones del  acuerdo no son las esperadas e incluso, cuando se falta al respeto del  trabajador de manera continuada.


  • Incompatibilidades  profesionales y personales. La vida personal y doméstica de los trabajadores tiene que poder  llevarse a cabo, sin ningún tipo de inconveniente o problema añadido, al tiempo  que las tareas que surgen en la propia realización del trabajo remunerado. En  este sentido, los empleados se encuentran con numerosas dificultades a la hora  de conciliar sus responsabilidades domésticas y familiares. Por ello, en las empresas es necesaria la existencia de una normativa y unas herramientas  adecuadas para la conciliación de la vida laboral y personal.


  • Falta de apoyo por  parte de la empresa. Cuando un trabajador queda relegado o apartado, sin ningún tipo de  apoyo de sus superiores ni de sus propios compañeros, al tiempo que sus tareas  se encuentran mal definidas o carentes del peso que deben tener dentro de la  estructura general de su empleo. Además, también es posible que no cuente con  la información necesaria, ni las indicaciones básicas a tiempo para que pueda  desarrollar su potencial sin problemas.


  • Imposibilidad de desarrollo. Cuando el trabajador no puede adaptar su horario de trabajo a sus necesidades familiares, cuando se le impide realizar descansos dentro de su jornada, cuando apenas cuenta con autonomía para realizar sus tareas, y sobre todo, cuando sus cometidos profesionales le impiden desarrollar todos sus conocimientos y mostrar su mejor cara, algo que se traduciría en beneficios inmediatos para su empresa.


¿Cómo prevenir los riesgos psicosociales?


En este sentido, la Ley de Prevención de Riesgos Laborales (PRL) incluye dentro de la propia organización del trabajo, todas las condiciones laborales que influyen directamente en la salud y en la seguridad de los empleados, aplicando métodos y soluciones concretas para evitar la exposición totalmente nociva a los riesgos psicosociales.


Para evitar este tipo de riesgos, las diferentes características del desempeño laboral deben ser evaluadas, controladas y modificadas de manera específica y controladas por profesionales expertos en esta materia.


Para evaluar los riesgos psicosociales, es necesario realizar un rastreo previo y una evaluación que apunte directamente al origen de los problemas. Es necesario detectar el origen para poder subsanar deficiencias y evitar que los problemas aumenten de manera considerable. Lo que se debe estudiar son las características de la organización del trabajo y nunca las características de las propias personas que trabajan en la empresa, ya que los problemas psicosociales no dependen directamente de ellos.


Por último, resulta necesario conocer que existen métodos, avalados por estudios científicos, que velan por la seguridad de los trabajadores. Estos, tienen que tener la capacidad en todo momento de exigir la protección de su salud, y por tanto, tienen que ser parte imprescindible en todo el proceso y en cada una de las etapas de la prevención de riesgos laborales.

¡Suscríbete y recibe
todas las novedades!

Date de alta y recibe nuestro newsletter en tu dirección de e-mail.


Autorizo a contactarme comercialmente por email o teléfono sobre los servicios y productos relativos al marketing digital y directorios, así como elaborar perfiles del negocio y recabar información a través de tecnologías de seguimiento.
Ver información sobre protección de datos

MÁS ARTÍCULOS