Cómo resistir ante el coronavirus, para pymes

08 April
1696
Cómo resistir ante el coronavirus, para pymes
/ 0 votos

Para las pymes, la gestión de las consecuencias derivadas de la crisis del coronavirus puede resultar especialmente complicada, ya que cuentan con recursos más limitados. No obstante, hay algunos pasos que pueden seguir para resistir ante el coronavirus, e incluso para salir reforzadas de este periodo.

Consejos para pymes: cómo defenderse ante el coronavirus

Aprovecha las ayudas a autónomos y empresarios

Para las pymes, las consecuencias económicas de la crisis del coronavirus suponen una falta de liquidez a corto plazo. Por ello, es vital conocer las medidas económicas puestas en marcha para autónomos y pymes; y acogerse a ellas en caso necesario. Hay tres medidas principales:

-Se facilita que las empresas puedan solicitar un ERTE (expediente de regulación temporal de empleo) si se han visto afectadas por la declaración del estado de alarma. Mediante este mecanismo, los trabajadores de una empresa pasan a estar en el paro de forma temporal, recibiendo una prestación por desempleo, pero manteniendo la vinculación con la empresa. Además, las empresas con menos de 50 trabajadores quedan liberadas del pago de cotizaciones sociales de sus empleados.

-Se flexibilizan las condiciones de la prestación por desempleo a los trabajadores autónomos afectados por la crisis del coronavirus. Esto incluye a aquellos obligados a cerrar tras la declaración del estado de alarma y a aquellos que han visto reducida su facturación en un 75% por este motivo.

Los trabajadores autónomos que se acojan a esta medida recibirán un 70% de la base reguladora. Además, se permite acceder a la ayuda a aquellos que hayan cotizado menos de 12 meses, que recibirán un 70% de la base mínima (661€). Esta prestación se cobrará mientras dure el estado de alarma.

-El Gobierno ha creado a su vez una serie de avales y ayudas para la liquidez de empresas, gestionada por el Instituto de Crédito Oficial. Éstas se traducen en la facilitación de nuevos préstamos o la renovación de los mismos para atender a las necesidades de financiación de las empresas, con un foco especial para las pymes.

La solicitud está abierta hasta el 20 de septiembre de 2020 y pueden acceder a ella todas las empresas que, a cierre de 2019, no se encontraran en situación de morosidad o no hubieran solicitado el concurso de acreedores.

Abre canales alternativos de venta y comunicación.

La digitalización es una de las principales bazas de las pequeñas y medianas empresas ante la crisis sanitaria.

Por un lado, las redes sociales se han convertido en el principal medio de comunicación con sus clientes, permitiendo así mantener las relaciones con estos (y cultivando así un ‘Engagement’ que pronto dará sus frutos). Por otro lado, muchas empresas pueden seguir con su actividad gracias a la digitalización, dado que las ventas online siguen funcionando.

Para empresas en las que el sistema de envío a domicilio no es una posibilidad, la digitalización también ha traído ventajas. Contar con una página web o con redes sociales ha hecho que muchos usuarios realicen compras por adelantado de productos o servicios que no podrán disfrutar hasta después, dando así un empujón a la liquidez de las pymes, muy necesario en estos momentos. Así, la digitalización ha supuesto un verdadero salvavidas para muchas empresas.

Las empresas que tenían pendiente su transformación digital todavía están a tiempo de llevarla a cabo, aprovechando para ello este tiempo de parón de actividad. Esto permitirá que sean más competitivas y que logren captar más clientes cuando la situación vuelva a la normalidad, facilitando así su subsistencia.

Revisa las cuentas y las facturas

Traza un plan que te permita conocer de antemano cuánto tiempo puedes mantener la empresa en estado de inactividad con la liquidez de la que dispones y en qué condiciones (los también conocidos como tests de estrés).

Revisa también las cuentas para detectar si tienes clientes con cobros pendientes, que pueden suponer un alivio en las cuentas.

En el caso de ser tu empresa la que tenga que atender al pago de un proveedor, puedes intentar negociar para retrasar el pago o fragmentarlo, pero caer en el impago puede traerte problemas.

Del mismo modo, si el negocio tiene créditos vivos con los bancos, puedes negociar para intentar conseguir periodos de carencia.


/ 0 votos votos
esquina

MÁS ARTÍCULOS

esquinaFin
esquina

COMENTARIOS

esquinaFin
© Páginas Amarillas Soluciones Digitales, S.A.U. Todos los derechos reservados.